Conozca lo que debe tener un buen calzado de seguridad

¿Durante el periodo de trabajo utilizas tus botas de seguridad?

¿Sabes la importancia de usarlas?

¿De qué se compone una bota de seguridad?

En 7 Cueros pensamos en proteger, ser cómodo y mantener al pie en condiciones higiénicas. En cuanto a la protección de las botas de seguridad, tenemos principalmente tres características clave.

Punta De Acero

La puntera rígida puede ser de: acero o composite (material más resistente).

Material Resistente

Es importante asegurarse de que el calzado no sea rígido y pesado, debe ser un calzado cómodo y de buenos materiales; de lo contrario puede sobrecalentarse el pie y provocar dermatitis. Las opciones que encontramos en cuanto a materiales de botas de seguridad son de piel, principalmente, u otros materiales más ligeros adecuados para temporadas de calor.

Suela Antideslizante

La suela, por su parte, debe proporcionar estabilidad para varios tipos de suelos como lisos, mojados, que haya contacto con productos químicos y otras variaciones que tenemos en cuenta.

En el entorno laboral cumplen una función muy importante de proteger los pies de sus trabajadores y visitantes.

El calzado de seguridad debe ser proporcionado gratuitamente por las empresas a sus trabajadores, quienes aseguran su buen funcionamiento y su estado higiénico, cuidando de su perfecto estado y conservación, debiendo considerar lo siguiente para sus sustitución:

  • Cuando exista rotura o deformación de la puntera o plantilla.
  • Cuando se presente roturas de cualquier parte componente del calzado.
  • Cuando existan grietas o alteraciones de montaje en la estructura del calzado.

Análisis de riesgos

El calzado de seguridad, debe utilizarse cuando los riesgos presentes en el lugar de trabajo no se evitan con medios de protección colectiva, el análisis de los riesgos no responde a criterios preestablecidos y debe ser realizado por el empresario teniendo en cuenta el origen y forma de los riesgos (caídas de objetos, golpes, aplastamientos, pinchazos, etc.).

Por otra parte, debe ser riguroso y no simples valoraciones cualitativas. Al contrario, la cuantificación aproximada de los riesgos, resulta de gran importancia.

No basta con hacer referencia a riesgos por caídas de objetos o aplastamiento. Habrá de hacerse hincapié en su peso aproximado, impactos en caída libre o proyectados a velocidad, etc.

Igualmente debe especificarse datos relativos a temperatura y humedad del puesto de trabajo, ambiente corrosivo, contacto con agua, disolventes, líquidos corrosivos o no y cualquier otros que ayuden a completar el análisis.